DEBUG, La unidad de tratamiento de bacterias del diésel

Los DE-BUG son unidades estáticas (no filtros) para el tratamiento de combustible, que destruyen las bacterias haciendo pasar el combustible por un circuito patentado de fuerzas magnéticas rápidamente cambiantes.

El funcionamiento

Interior de la Unidad de Tratamiento de Bacterias

En el interior de la unidad de tratamiento del combustible DE-BUG, el paquete TRIMAG y MULTI-MAG (paquete exterminador de bacterias) consta de tres imanes permanentes de forma anular, fabricados de metal de hierro, cubiertos en cerámica y colocados uno sobre otro y separados por espaciadores de plástico Acetyl M-90. Este plástico particularmente resistente al debilitamiento por el estrés ambiental y los numerosos químicos ligados al combustible diésel, es capaz de soportar y mantenerse inalterado a temperaturas extremas. El espacio entre los imanes está científicamente determinado de modo que puedan producir una óptima densidad de flujo de campo. Los imanes se colocan de tal manera que el polo norte siempre está frente a un polo sur, asegurando que los magnetos estén atrayendo en todo momento y permanezcan juntos durante la labor. Estos espaciadores tienen dos funciones:

La primera, es la de crear y mantener la distancia apropiada entre los magnetos (para que el combustible pase entre ellos).

La segunda es de dirigir el flujo del combustible a través del flujo del campo magnético, evitando que el mismo se vaya por otro camino que no sea el establecido. (Los líquidos siempre irán por el camino de menor resistencia). Dentro del dispositivo, el diésel atraviesa una serie de flujos y campos magnéticos de intensidad precisa y durante un período exacto de tiempo. Esta acción destruye las células microbianas.

Filtro obstruido por bacterias

Todos los microbios presentes en el combustible resultan destruidos y no quedan residuos. Los restos son partículas suficientemente pequeñas para pasar por un filtro de 2 micrones y quemarse sin peligro durante la combustión normal. Instalado en un circuito de combustible, el Purificador de Diésel DE-BUG destruye el 97,5% de las bacterias en una sola pasada, con lo cual se garantiza que sólo llegue a los filtros y al motor el diésel limpio, sin bacterias. El diésel limpio de bacterias vuelve al tanque por el tubo de retorno. El dispositivo DE-BUG trata constantemente el combustible, lo cual garantiza que el motor funcione siempre con Diésel descontaminado de bacterias. De esta manera se reducen las emisiones y el humo negro, aumenta el rendimiento del combustible. Además, previene la corrosión interna al destruir las bacterias antes de que puedan asentarse en los numerosos espacios reducidos y grietas del motor.


Los purificadores de Diésel DE-BUG necesitan un mínimo de mantenimiento, no tienen piezas móviles y nunca hay que reemplazar nada. Esto significa que cualquier motor que tenga instalado un dispositivo De-Bug será más confiable, más eficiente y tendrá mayor rendimiento, siempre.
En todo el mundo, autoridades portuarias, militares, flotas navales, cargueros, guardacostas, flotas pesqueras, compañías generadoras de energía, compañías mineras, operadores de transporte, flotas de camiones y establecimientos industriales ya están beneficiándose con las ventajas del Diésel limpio para siempre, con la garantía de DE-BUG.

Con un DE-BUG, usted verá que:

  • A corto plazo: se prolonga la vida de los filtros;
  • A mediano plazo: se prolonga la vida de los inyectores;
  • A largo plazo: se prolonga la vida del motor.

Su fabricación robusta está respaldada por una garantía incondicional contra defectos de fábrica válida por 12 meses y su durabilidad promedio es de 20 años. Los DE-BUG garantizan la reducción de la contaminación microbiana. Esta afirmación se basa en las pruebas exhaustivas efectuadas por organismos independientes y por las patentes amplias que respaldan a las marcas TRI-MAGy MULTI-MAG. Si bien se comercializa especialmente para diésel, DE-BUG también puede tratar cualquier gas, líquido o polvo que sufra contaminación con bacterias. Se puede usar para reducir la contaminación bacteriana en aceites y otros combustibles de refinería como el keroseno. Los purificadores de Diésel DE-BUG necesitan un mínimo de mantenimiento, no tienen piezas móviles y nunca hay que reemplazar nada. Esto significa que cualquier motor que tenga instalado un dispositivo De-Bug será más confiable, más eficiente y tendrá mayor rendimiento, siempre. En todo el mundo, autoridades portuarias, militares, flotas navales, cargueros, guardacostas, flotas pesqueras, compañías generadoras de energía, compañías mineras, operadores de transporte, flotas de camiones y establecimientos industriales ya están beneficiándose con las ventajas del Diésel limpio para siempre, con la garantía de DE-BUG.


Desde hace más de 200.000 km, tenemos instalado en nuestras unidades (Toyota Hilux) unidades de tratamiento DEBUG L140, las cuales recorren el país y por ende, la carga de combustible diésel y su calidad, varía constantemente, pero pese a estas irregularidades en la calidad del mismo, no hemos tenido ningún problema de inyectores obstruidos o formación de gelificación en el deposito de combustible. Cabe destacar que estas unidades suelen estar detenidas semanas completas a la intemperie, por lo cual la humedad captada por la misma, proporcionaría un ecosistema perfecto para la formación de particulas en el bio-combustible. Por ello, podemos recomendar la UTB DEBUG con total seguridad, de que es el mejor sistema de tratamiento anti-bacteriano del combustible Diésel. 

Foto real de un DEBUG instalado en nuestro vehiculo.
Foto real de un DEBUG instalado en nuestro vehiculo.

Consultanos tus inquietudes
No estas seguro si la UTB Debug es lo que necesitas, evacua tu dudas con nosotros
+54 2302449770